lunes, 30 de agosto de 2010

Jairo Aníbal Niño...

No era sólo en el apellido, siempre la infancia estaba en él; con la palabra, un pretexto para hacer aparecer globos y otros sueños de colores, siempre convocaba a jugar...

A su alma de niño,

siempre niño,

siempre niño

a él

este corazón mío

Jairo Aníbal...
niño...

Cuan fácil fue que me acercara a Margarita a pedirle que

Usted es el visitante número...

Nuestros visitantes...

Nuestro lugar en el mundo...